Los dos soles de Clara Miller

Cuento, relato

La literatura fantástica guarda una importante ventaja respecto a otros géneros, una ventaja distintiva, pero casi estremecedora, que la diferencia respecto a otras formas narrativas. El tema de lo "fantástico" le da al autor ciertas licencias muy particulares, que en definitiva le permite explorar en lo más profundo de su mente, para sacar de allí toda la esencia de eso tan especial y volcarlo en un relato.

Autor

Conclusión

Conclusión

El análisis de esta obra se lo dejo a ustedes, solamente quería hacer una reflexión para concluir, acerca de la naturaleza de alguno de los cuentos y relatos que la componen. El elemento fantástico presente en todos ellos, juega un papel fundamental en nuestra imaginación. Nos brinda la posibilidad de explorar más allá del mundo conocido, que no es lo mismo que el mundo real. Muchos de los temas pueden o no ser reales en definitiva, de allí que cuando no podemos comprobar esa veracidad los incluimos dentro de lo irreal o para este caso, fantástico. Existen otros que no se condicen con la realidad actual, pero que bien podrían llegar a serlo en un futuro, con lo cual, el elemento fantástico está otra vez presente. También hay componentes de esos que no podemos explicar, por lo tanto lo catalogamos dentro de lo fantástico sin que por ello tengamos que negar su realidad. Todas estas variantes, hacen del relato fantástico, tal como dijimos en el prólogo, un componente maravilloso que nos permite extender nuestro pensamiento y razonamiento hacia los límites que nosotros mismos nos imponemos. Las obras que componen Los dos soles de Clara Miller, fueron compuestas en su totalidad entre los años 2012 y 2014, a excepción de La casa McLean, sobre la cual quiero detenerme un momento. Esta última fue compuesta en 1998, y la dejé siempre archivada en el recuerdo, hasta ahora. La casa McLean surgió una mañana y tuvo sus orígenes en un sueño. Casi tal como es en este relato, es como la imaginé en mi sueño aquél día, con algunos agregados lógicos, incluido el tema de lo fantástico, pero todo lo demás, desde las habitaciones hasta el agua color negro, todo, lo encontré en mi pensamiento al despertar ese día. ¿Qué fue lo primero que hice entonces? Por supuesto, tomar lápiz y papel y plasmarlo en una historia. Era una oportunidad que no podía dejar pasar.

El autor.



También te interese otros contenidos de Los dos soles de Clara Miller:

Prólogo
Los dos soles de Clara Miller
El andén de enfrente
Supernova
Extraña presencia
El diario de Nicole des Jardins
La casa McLean
El incidente Farmington
Yuxtaposición
Las lágrimas del Famatina
Los puentes vivientes de Meghalaya

Comentar este contenido

Tu Nombre

Tu Comentario (Máx.140 caracteres)

Ingresa el siguiente código de seguridad